viernes, 12 de diciembre de 2008

¿HOMICIDIO O MUERTE DIGNA?



Tras el documental "¿Derecho a morir?", emitido por una televisión británica, muestra el suicidio asistido de un hombre de 59 años víctima de una enfermedad terminal, se abren nuevamente los debates sobre la eutanasia y no es la primera vez que el Ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, reabre el debate para una posible legalización de la eutanasia en España.

Etimológicamente, eutanasia, viene del griego y significa principalmente buena muerte, muerte apacible, sin sufrimiento. Según la tradición cristiana, a la buena muerte se llega cuando se prepara espiritualmente al encuentro con Dios. Sólo dentro de la perspectiva cristiana de la redención, el sufrimiento alcanza su valor pleno. El dolor puede ser un instrumento de salvación , cuando es vivido cristianamente e iluminado por la Palabra de Dios. Todo hombre tiene el deber de vivir su vida conforme al designio de Dios. Esta le ha sido dada para dar frutos en la tierra, y no para ser destruída a su antojo.

Yo particularmente pienso que cada uno es dueño de decidir como morir y más cuando no se tiene remedio, es muy triste vivir postrado sin una buena calidad de vida, dependiendo de otras personas o máquinas. Enfermos sin ninguna esperanza y familiares agotados empecinados en prolongar una vida, que ya no tiene sentido, viendo día tras día como se va deteriorando el cuerpo, se debería permitir que cada uno tenga una muerte digna.

“... cuando mi vida ya no sea vida, querré morir con una muerte digna... que conservaran de mí una imagen alegre, sin sufrimiento.... La muerte...no es dejar de respirar, sino el ... estar en la cama sin poder levantarte..., morir en un hospital sin que nadie pueda hacer nada salvo ayudarte en todo porque tú ya no puedes hacer nada por ti misma. Eso es para mí la muerte. La no vida.”

¿Tú qué opinas?

5 comentarios:

MentesSueltas dijo...

Hola, venia para agradecer que me "sigas" un honor... y me encuentro con este tema. Sabes, no sé me cuesta opinar. Respeto mucho al que toma esta decision, pues esta sufriendo mucho.

Te abrazo
MentesSueltas

Tigris dijo...

Parecen existir dos tipos de pena capital: pena de muerte y pena de vida, por llamarla de alguna forma. En la pena de muerte, practicada en varios países, se mata para castigar a alguien que mató, pues matar es un crimen, y extrañamente no se dice que la pena de muerte sea un asesinato cometido por un Estado.
En la segunda, se condena a alguien a pasar el resto de su vida sufriendo. Si quiere vivir, se debe respetar su voluntad, y si no quiere sufrir indefinidamente y no hay nada más que hacer, opino que se podía respetar su voluntad en ese caso también.
Los argumentos mencionados en el texto parecen mencionar creencias religiosas occidentales en particular, que por cierto no son las únicas, ni son todos los humanos creyentes.
Es curioso que matar a alguien en una guerra no sea un crimen, que matar a un feto en un aborto no sea crimen en paises donde es legal, que matar a un condenado no se considere crimen donde el Estado lo ordena, pero si lo sea una eutanasia, si se considera lo que es por definición.

Rebelde dijo...

Gracias por haberme enlazado, esto me ha permitido descubrirte.
Yienes un blog muy...muy interesante y unos post buenisimos.
Respecto al post que nos ocupa, tengo que decirte que estoy totalmente de acuerdo contigo, la vida es disfrutar y sufrir pero cuando una enfermedad terminal recala en ti y todo es sufriento y dolor , no solo para uno si no tambien para los que nos quieren, es mejor..... terminar con ella de la única forma posible.
Yo siempre digo que la mejor muerte es la que te viene cuando no la esperas y te fulmina.

Besos de un Rebelde del sur

Gusmar Sosa dijo...

Hola, bien, ya que permites mi opiniòn te dirè que en contra de lo que tradicionalmente se cree por estos lares, me parece justo que uno decida en estos casos si seguir o no. Creo que es de buen cristiano soltar una vida sin vida. Saludos.

El Lobo dijo...

Indudablemente, es una muerte digna la del ciudadano británico. Algo que nadie debería negar y que conviene legislar con todas las medidas de seguridad que sean necesarias, pero legislar para que nada ni nadie (Iglesias incluidas) pueda interponerse ante una decisión de ese calibre.
Un beso.

Estás escuchando