sábado, 29 de noviembre de 2008

A MI HIJA



No podías esperar
a que aclarara el día para poderlo mirar,
aún no había amanecido y tú en el mundo estás.

Con tu carita redonda,
y esa piel blanca y sonrosada,
yo había conseguido
traer al mundo a mi niña.

Por mucho que te miraba,
nadie puede comprender
lo feliz que yo estaba,
lo que puede llegar a sentir una mujer.

Es por eso que te digo
ocho años después.

No corras tanto cariño,
no corras más de lo normal
porque los pies en la tierra,
siempre tienen que estar.

Un consejo yo te doy
Feliz siempre tienes que estar
¡Pero el camino de en medio es el que debes tomar!

No vueles muy alto ya que tendrás que bajar
y no te quedes muy abajo porque te puedes derrumbar

Si tú tienes autoestima nada te puede parar
para eso has de quererte cada día un poco mas,
la vida no es fácil, pero la podrás llevar.

Porque a donde tu vayas,
hace algún tiempo yo ya fui,
y de vuelta estoy aquí.

Es por eso que te digo que no corras tan rápido
Porque te puedes tropezar.
Y a veces en este mundo
¡Cuesta mucho levantar!

Si sigues estos consejos
seguro que triunfarás
primero has de quererte
¡Luego querer a los demás!

2 comentarios:

El Lobo dijo...

Precioso post, Naiba. Y el video es la leche... buenísimo.
Un beso.

J.C. dijo...

Aquí está tu problema amiga, está muy claro y a la vista de todo el mundo, y lo resumo en tres palabras ERES UNA MADRAZA.

Un Beso.

Estás escuchando